El vicio te puede salvar

El reloj marcaba las 6 con 10 minutos y el apocalipsis recién empezaba. Eran dos las horas de viaje que me esperaban dentro de la buseta gracias al tráfico infernal, y como no cargaba audífonos, me tocó escuchar los vallenatos de la radio, los insultos de los conductores y los discursos de los carameleros. Pero también me tocó escuchar el muy conocido: ¡Bájense con todo!

• • •